Angela Vicario | E03. Entre la Gloria y el Olvido – La Animación
15446
post-template-default,single,single-post,postid-15446,single-format-standard,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.8,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

E03. Entre la Gloria y el Olvido – La Animación

Hoy os traigo una historia de historias. Aunque Walt Disney no está congelado como la famosa leyenda urbana dice, su figura sigue siendo interesante y revolucionaria. Walt Disney Studios dio origen a la animación tal y como la conocemos hoy, y la historia de cómo las películas hechas con arte en dos dimensiones llegaron a ser las que conocemos en nuestro tiempo no tiene desperdicio. ¿Os animáis a buscar en el backstage de la animación vuestra próxima obra? 

 

 

 

TRANSCRIPCIÓN DEL PODCAST

 

Mickey Mouse es un personaje emblemático de la cultura popular desde hace años. Y es que el ratoncillo tiene ya 90 años. Sí: Walt Disney estrenaba un 18 de noviembre de 1928 el primer corto de Mickey Mouse: ¿Quién iba a decirle que casi ochenta años después sus estudios seguirían produciendo historias animadas con su personaje? Steamboat Willy fue el primer corto sonoro con Mickey Como protagonista, pero era ya su tercera aparición. Hoy os traigo una historia en dos dimensiones, un cuento en movimiento: la película de la evolución de la animación.

 

Era 1928, los albores del cine sonoro comenzaban a comer terreno al cine mudo, y los cortometrajes de animación acababan de superar la adolescencia. Solo 20 años avalaban a la animación y el camino que quedaba por recorrer al arte del falso movimiento en la pantalla era aun largo. Pero también apasionante. Aunque franceses como George Mélies (autor de ¿viaje a la luna?) ya había hecho sus pinitos en este mundo, Walt Disney es considerado el pionero del cine de animación. Y es que fue a partir del estreno de la adaptación de Blancanieves y los Siete Enanitos de Walt Disney Studios cuando comenzó el auge de los cortometrajes animados. El proyecto de Walt Disney resultó todo un éxito y desde entonces siguió haciendo películas de animación aunque, claro está, sin dejar de lado a su querido Mickey, que empezaba a perder popularidad.

 

Disney continuó haciendo películas sin olvidarse de Mickey, que se consolidó como el emblema de los estudios, y Warner Bros se subió al carro con sus cortometrajes de Bugs Bunny o el Pato Lucas. De forma paralela el bloque comunista promovió la animación con gran intensidad, lo que hizo que muchos artistas la utilizaran como arma para pasar la rígida censura de la URSS.

 

Sin embargo, la época dorada de la animación llegaría a finales de los años ochenta, con el cine emergente de Studio Ghibli y sus impecables películas japonesas como Mi Vecino Totoro, La Princesa Monoke o El Viaje de Chihiro, primera película no americana en ganar un Oscar a la Mejor Película de Animación. Walt Disney Studios mantendría  su imperio durante los años 90 con obras de arte como Tarzán, El Rey León, Hércules o Pocahontas, que ya forman parte de los grandes clásicos del cine de animación, y Dreamworks irrumpiría con fuerza con La Ruta Hacia el Dorado o El Príncipe de Egipto cuya banda sonora fue compuesta por Hans Zimmer.

 

En la actualidad hemos perdido cualquier resquicio de la animación plana y los mundos de las películas animadas han sido modelados íntegramente en tres dimensiones: Desde Toy Story hasta Coco, los últimos años nos han traído películas producidas en 3D con un nivel de movimiento y detalle que jamás consiguieron los primeros animadores de Disney. Sin embargo, aquellos que crecimos con El Rey León, no podemos evitar preguntarnos, ¿volverá el 2D a nuestras pantallas?

No Comments

Post A Comment